jueves, 14 de febrero de 2013

Mil años

Pasarán más de mil años, pero yo de ti no me olvido,
porque fuiste mi camino;
porque me guiaste cuando nada tenía sentido;
porque iluminaste el sendero;
porque fuiste la chispa que dio movimiento a mis circuitos;
porque escuchaste siempre incluso mis delirios;
porque me diste fortaleza cuando creí había caído;
porque estuviste allí aun cuando te habías ido...


Pasarán más de mil años, pero yo aún aqui sigo,
soñando despierta,
viviendo en un mundo sin sentido;
deseando verte, 
encontrarte algún día en algún lado perdido;
anhelando besarte, 
aunque sea sólo un beso furtivo;
queriendo decirte, 
que cada día que pasa más te necesito...


Pasarán más de mil años, pero todavía me resisto,
a dejar de pensarte, 
porque todavía tienes todo mi cariño;
a dejar de hablarte,
porque cada día más lejos de mi rumbo va tu de mi camino;
a tratar de enamorarme,
de alguien a quien si le importe mi alma, corazón y latidos,
porque yo de ti simplemente no me olvido...