martes, 22 de diciembre de 2009

Reflexión de vísperas de navidad


La vida pasa tan rápido y tan lentamente... El tiempo vuela, las cosas se inician y se terminan... La vida es una total paradoja...

El tiempo del mundo actual va pasando aceleradamente, sin frenos; un mundo donde todos pasamos haciendo lo necesario para sobrevivir, para seguir en la lucha, al pie del cañón, pero donde a veces no nos queda tiempo para dedicarnos a nosotros mismos, a reflexionar sobre nuestras actividades diarias, situaciones o problemas...

Ese tiempo que no dedicamos a nosotros mismos es el que causa que vivamos llenos de estrés, que tengamos una vida acelerada, sin tener el más mínimo lugar para disfrutar junto a los seres queridos y amigos, ver la vida diferente y dejar de ver los problemas como casos sin solución.

En este tiempo del año, tratemos de estar en paz con nosotros mismos, reflexionemos nuestros problemas y dificultades, nuestra propia vida, y sobre todo, estar en paz con la familia y especialmente con Dios; ya que solo así podremos disfrutar al máximo estas fiestas.


4 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Feliz Navidad, Marcela.

Gero dijo...

Tenés razón. Es de aprovechar el tiempo y ver como disfrutarlo, a pesar de las duras pruebas.
feliz Navidad!

Rafael Rodríguez dijo...

Feliz Navidad, Marce.
Bonito post.
Habrá que entrar en reflexión.

Genius dijo...

Consejos que trascienden el tiempo, y las festividades. Muy bonito.