martes, 8 de marzo de 2011

Tan solo un instante en mi mente


La clase apenas iniciaba, era exactamente la 1:30 pm de ese día lunes que tanto odiaba. La hora era una de las más crueles en esos días de verano, pues el calor hacía perder la concentración de todos los que estábamos aparentemente prestando toda nuestra atención a la clase de historia, ese tipo de clase que se vuelve tan monótona por todas las fechas y nombres de gente que menciona...

Ese día el tema era la guerra civil... Con lo que detesto escuchar hablar de luchas y muerte, me decía mentalmente... Razón por la cual me distraje al dedicarme a ver las ideas que rondan en mi cabeza; y en ese momento me perdí en ellos como cuando era una pequeña niña a la que le gustaba recrear en su mente cada una de las fantasías que por ella pasaban...

Era el tiempo de la guerra y un amor era destruido... Una pareja recién casada tuvo que separarse justo al año de unir sus vidas hasta la muerte... La guerra había reclutado a cuanto hombre joven pudiera incluir en esa lucha para defender los derechos violados por las diferencias sociales, especialmente la esclavitud... Un día antes de la última batalla con la que finalizaría la guerra, el decidió escribirle a su esposa, quería despedirse de ella en caso algo saliera mal... Ella recibió la carta y su corazón se estremeció cuando supo cuánto el la amaba... Esas palabras daban fe de cuánto valía todo lo que habían tenido... Su amor terminó gracias a la guerra; fue una muerte triste, pero una muerte de un valiente más que luchó por las causas justas...

Para cuando volví a mi realidad, la clase había terminado; había comenzado a llover inesperadamente; todos se habían ido del salón y me había quedado completamente sola soñando y suspirando por una de las miles de historias que solo en el mundo de mi imaginación puede ocurrir...