domingo, 27 de julio de 2008

Todo por miedo a recibir un no...


En el mundo que vivimos, un mundo lleno de personas que se interrelacionan diariamente para luchar a favor o en contra del estilo de vida que la sociedad actual ofrece... En este mundo todos estamos propensos a vivir experiencias inolvidables respecto al amor o a la búsqueda del mismo...

Todos los seres humanos tenemos ciertos temores a algunas cosas o sentimientos que la sociedad que nos rodea tiene preparados para nosotros... Sentimientos que al ser expresados pueden ser devueltos de muchas formas que nos llenan de alegría y satisfacción y en otras ocasiones son experiencias dolorosas de las que tenemos que aprender...

Hace unos años Paulina iniciaba la Universidad; allí conoció gente nueva, inició a relacionarse con nuevas personas que marcarían su vida para siempre. Allí Paulina conoció a Fernando, un chico simpático muy buena persona y que le parecía interesante. Paulina sintió que ambos tenían química y comenzó a coquetearle a Fernando. El la invitaba al cine, la invitaba a comer, le gustaba escribirle mensajes a su celular y decirle que la esperaba en determinado lugar de la Universidad. Paulina comenzó a enamorarse; Fernando comenzó también a enamorarse de ella. Era notorio ese amor que entre ellos surgía cada día...

Paulina siempre esperó que Fernando le dijera lo que sentía... Siempre esperó su declaración en cada cita planeada o no planeada a algún lugar. Pero Fernando nunca tuvo el valor de decirle a Paulina lo que sentía por ella. El tenía miedo a que ella le dijese que quería terminar sus estudios antes de comenzar una relación y que le dijera un NO como respuesta. Así que prefirió guardarse sus sentimientos.

A Fernando le gustaba salir con sus amigos a parrandear y en una noche de tragos en exceso cometió una de las peores locuras de su vida, embarazó a una tipa mucho mayor que el; ella le dijo lo sucedido a el y le dijo que quería que tomara responsabilidad sobre el suceso. El aceptó y se casó con ella.

Paulina notaba que Fernando estaba diferente con ella. El la invitó a salir por última vez. Ella se arregló lo mejor que pudo esperando que esta vez el le dijera "TE AMO", "QUIERES SER MI NOVIA" pero esas eran las palabras que el nunca le diría. Fernando le tomó las manos y le dijo que era la última vez que se verían, que el se casaría al siguiente día porque iba a ser papá... Paulina se sintió tan destrosada, tan lastimada, que le dijo que ella siempre esperó en cada salida que le dijese que la amaba y que le propusiese ser su novia, pero el al mismo tiempo le dijo que nunca le dijo nada porque tuvo miedo a que ella dijese que no...

Paulina le dijo que ahora era demasiado tarde, que le dolía todo lo sucedido, pero que comprendía que el ahora tenía nuevas responsabilidades...

Nunca hay que ocultar nuestros sentimientos a nadie por miedo al rechazo, ya que por ello podemos perder a la persona que realmente amamos...

2 comentarios:

Mariolinocopinol dijo...

triste pero cierto, la mayor parte de las veces q no te aventuras a jugartela perdes, pq (aunq suene grosero no deja de ser valido) el hubiera es de pendejos

Ana Graxy dijo...

snif, snif, snif.... hay q triste. Eso toco hasta el fondo de mi animalito interior... Q TRISTE!!!!! Pobrecita Paulina, rayos....