miércoles, 13 de agosto de 2008

Errar es de humanos, juzgar solo Dios...

Cuantas cosas pueden pasar en la vida que hasta se nos olvida quienes somos y que es lo que realmente queremos...

Conversando con una de mis amigas, llegamos a la conclusión que, todos los seres humanos, somos capaces de hacer tanto daño y mal por tal de que no nos humillen o que nos hagan a un lado, pero a veces no comprendemos que esas actitudes nos convierten en seres iguales a los que nos juzgan sin entender lo que pasa dentro de nosotros mismos...

Es difícil comprender el cinismo con el que algunas personas actúan sólo por sentirse superiores a otras; son tan capaces de inventar historias que jamás han sucedido ni sucederán... esas personas creeen que pueden más que los demás, pero realmente no se dan cuenta que Dios existe y que Él es el único que puede juzgarnos por lo que somos...

A pesar de todo, el mal que la gente pueda hacernos, creo que el mejor ser humano es el que acepta sus errores y que sabe perdonar a los demás de las injusticias que pueden cometer contra su persona...

Yo soy humana, cometo errores, sé que a veces no soy humilde, que cuando los demás tratan de verme debajo de su hombro intento hacerles ver quien soy... ese es uno de los errores que he cometido, pero no es para que me juzguen como la peor criminal del mundo... Ahora bien, me siento libre, me siento aliviada, incluso siento nuevas fuerzas para finalizar esta historia y reescribir una nueva llena de bondad y perdón...

Una persona nunca puede cambiar de la noche a la mañana, pero es maravilloso saber que hay personas que ven tus errores y que tienen el valor de hacértelo saber para que cambies tu actitud... Gracias de todo corazón a mis verdaderos amigos... gracias por quererme y aceptarme y porque me apoyan ante las peores situaciones que me pueden ocurrir... Mil gracias por decirme mis errores y crean que todo será diferente para mi vida hoy y siempre...

Solo Dios es el que puede juzgar la conducta de una persona; nadie es perfecto, por tanto, nadie puede juzgar a otros que son seres humanos como ellos... y si hacen daño, pues la solución es no tener rencores y saber perdonar como Dios nos perdona a nosotros...

1 comentarios:

Rodrigo Amaya dijo...

Hola! tenia rato de no pasar por el este blogsito xD

Bien por ti Marceluca! La verdad es que todos tenemos nuestros "nudos", "trabes", "pelazones", pero vos al suave, no se clave, que no te quite el sueño, que te valga lo que la mara diga, y de la manita de El Señor pues vos ya sabes que todo se puede :)

Saludos y Bendiciones.

PD: Siempre se le espera en el Grupo, anda!!! vieras que bien cae :)