jueves, 29 de enero de 2009

Mujer abnegada, mujer de hogar...


Mujer Virtuosa, ¿quién la hallará?
Porque su estima sobrepasa largamente
a la de las piedras preciosas.

El corazón de su marido está en ella confiado,
y no carecerá de ganancias.

Le da ella bien y no mal todos los días de su vida.
Se levanta aún de noche
y da comida a su familia y ración a sus ayudantes.

Ve que van bien sus negocios;
su lámpara no se apaga de noche.

Alarga su mano al pobre,
y extiende su mano al menesteroso.

No tiene temor de la nieve por su familia,
porque toda su familia está vestida de ropas dobles.

Fuerza y honor son su vestidura;
y se ríe de lo por venir.

Abre su boca con sabiduría,
y la ley de clemencia está en su lengua.

Diferentes matices
endulzan su alma.

Busca el bien de su casa,
cria hijos hasta verlos crecer.

Considera los caminos de su casa,
y no come el pan de balde.

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada;
y su esposo también la alaba:

Muchas mujeres hicieron el bien; mas tu sobrepasas a todas...

Engañosa es la gracia,
y vana la hermosura;
mas mujer sin comparación no es más
la que de su hogar y su familia
nunca se descuida...

2 comentarios:

Ceci dijo...

Que bonito!! me recuerda mucho a mi madre, hace tanto y a veces quizás no lo valoro :S

SannmarrOkin dijo...

Lo leo cada vez que siento que pierdo las fuerzas :) Es muy bonito!


Aww.. Marce Felicidades! No solo escribis cosas bonitas, sino que también buscas mensajes bonitos para compartir! Gracias!