viernes, 23 de enero de 2009

Pensamientos



Mi mente está turbia,
y desviada por tu amor;
quisiera ser como la lluvia,
que no siente el dolor.

Quisiera que el sol alumbrara mi alma,
aunque tu nunca que fijaras en mí;
y nunca me diera la espalda,
como la luna cuando estoy pensando en ti.

Quisiera que el día de mi muerte,
las rosas pudieran hablar,
y contarte lo valiente,
que fui al quererte amar.

1 comentarios:

Roland Centino dijo...

Quisiera saber del amor, quisiera saber amar, quisiera ser amado. Quisiera soñar, quisiera no despertar, quisier incluso despierto soñar. Quisiera sentir la dicha, quisiera dartela, cada fantasia quieor dedicartela.